Cerveza Willkamayu en Urubamba, Cusco

Hace unas semanas pude visitar el valle de Urubamba, más conocido como “el valle sagrado de los Incas”, y con algo de suerte encontré Cervecería Willkamayu, una cervecería artesanal con una historia bastante particular.

20160504-dscf9757

El pueblo/ciudad más grande del valle es Urubamba, que en términos de “grande” no pasa de un par de manzanas. Sin embargo, la plaza aloja la famosa estatua al maíz, muy reconocida por su naturaleza… Ehm… Críptica e indescifrable…

Posiblemente una referencia a que el valle históricamente cosecha maíz. Cerca están los andenes de Moray, donde los Incas hacían selección artificial del maíz.
Posiblemente una referencia a que el valle históricamente cosecha maíz. Cerca están los andenes de Moray, donde los Incas hacían selección artificial del maíz.

A pesar de lo pequeño del lugar, me sorprendió encontrar varios restaurantes de tipo turístico/expatriado. La oferta era bastante variada, desde fusión peruano-tailandesa hasta simples pasteles hechos en casa, pero ninguno ofrecía cerveza Valle Sagrado, cuya planta de producción está en el mismo valle a unos kilómetros. Más aún, me sorprendió no encontrar ningún restaurantero que reconociera el nombre.

Sin desanimarme, una visita a Google Maps me llevó a encontrar Cervecería Willkamayu:

Nadie en Urubamba parecía conocer el lugar o la cerveza, y en honor a la verdad el lugar califica como “dato caleta” por lo sutil. Pasé varias veces por en frente sin ver el cartel que decía “tocar el timbre”.

Es difícil ver la puerta de noche, la calle es más oscura de lo que la foto muestra. Si se busca la pizarra iluminada es más fácil de encontrar. Está casi al final de la calle.
Es difícil ver la puerta de noche, la calle es más oscura de lo que la foto muestra. Si se busca la pizarra iluminada es más fácil de encontrar. Está casi al final de la calle.

Willkamayu es el nombre quechua del río Urubamba y significa “río sagrado”, también es el nombre de esta cerveza artesanal, que es artesanal en todo el sentido de la palabra. Se sirve solamente en la casa del productor, Darío Casapino, y como no puede ser de otra forma, la sirve él mismo.

La historia de Darío con la cerveza artesanal empieza hace un par de años, cuando cansado de su trabajo burocrático en un banco local, decidió aceptar un cambio de rumbo yendo a trabajar en minería… En Zambia.

Sin embargo, la programación de su viaje coincidió con la epidemia de Ébola en África, así que el viaje, por supuesto, quedó cancelado.

Con mucho tiempo libre, y sin plan B, Darío empezó a investigar posibles negocios alrededor de sus intereses personales.

Darío ha convertido su cocina en una mini planta de cerveza, y su casa en una suerte de show room de Willkamayu y museo de su familia.
Darío ha convertido su cocina en una mini planta de cerveza, y su casa en una suerte de show room de Willkamayu y museo de su familia.

La investigación lo llevó a probar con elaborar su propia cerveza artesanal en la cocina de su casa, pero con desastrosos resultados al inicio. Sin desanimarse, continuó experimentando en base a información recogida en internet. Pero el salto vino con un viaje de investigación a Lima, donde además de investigar el mercado de cerveza artesanal de Lima, la suerte lo llevó a conocer a un maestro cervecero retirado.

El encuentro con el maestro le dejó a Darío una suerte de herencia en equipos de cervecería artesanal. Con algo de ingenio y curiosidad acabó integrando los nuevos equipos a algunas herramientas hechas en casa, como su “manguera radiador” para enfriar la cerveza aprovechando la temperatura natural del agua de Urubamba.

Algunos de los equipos que Darío ha conseguido en distintos lugares. A la izquierda su "manguera radiador".
Algunos de los equipos que Darío ha conseguido en distintos lugares. A la izquierda su “manguera radiador”.
Antes de pedir un chopp, puedes probar las cervezas disponibles y escoger la que prefieras.
Antes de pedir un chopp, puedes probar las cervezas disponibles y escoger la que prefieras.

Hoy se puede encontrar Willkamayu en su taller/casa, donde por S/.10 ($3) se puede tomar un chopp de la cerveza que uno prefiera. En mi visita solo pude probar dos variedades pues la tercera se había terminado y aún se estaba preparando el siguiente lote. Ambas estaban muy bien, así que solo puedo pensar que la tercera es igual o mejor.

Además de que la cerveza es buena, Darío es un gran anfitrión tanto de su producto como de Urubamba, muy dispuesto a hacer recomendaciones y armar conversación. Aprovechando la oportunidad de sentarnos a tomar una cerveza, también pudimos aprender algo sobre el calendario de festividades, cómo están las cosas en Urubamba, y también un poco sobre cómo se hace cerveza artesanal.

Muy recomendado. Algunas fotos más del lugar y el anfitrión.

PD: Pueden ubicar a Darío y la cervecería en Facebook: Cervecería Willkamayu.